sábado, 22 de noviembre de 2008

Corazon




“Estoy buscando una palabra,
en el umbral de tu misterio,
quien fuera Ali Baba,
quien fuera el mítico Simbad,
quien fuera un poderoso sortilegio,
quien fuera encantador…”
Corazón, Silvio R.

Eventualmente vuelvo a casa caminando, mientras lo hago, acostumbrada al paisaje voy repasando canciones de Silvio, o de Sabina, entre otras. Me angustia un milímetro en el rincón mas alejado de la conciencia, la falta de compañía, sin embargo prosigo, un pie sigue inevitablemente al otro pie, y la marcha al estilo militar no declina su ritmo pintoresco por ninguna razón.
A veces pienso que ningún camino que transité me gustó tanto como en el que conocí a Joaquín, y no me creo que esté tan lejos ahora, supongo que la vida nos da un instante de paz a veces, cuando nos hace tropezar con personas como él, tan excepcionales, tan fuera de este mundo, y tan dentro de “nuestro mundo”.
Casi siempre llegan a mis oídos esas canciones en la que nos acompañamos una noche, y nos reconocimos como almas contemporáneas, y dirigidas hacia la misma meta. Después de todo este tiempo tengo en la memoria el inconfundible acento de su voz en el teléfono, y la calidez de sus palabras, así como la forma de su boca en plena sonrisa a través del mar. Me pregunto si estará ahora sentado frente al “ordenador” tratando de escribirme algo. Aún así sé que me lleva en sus pensamientos algunos días, especialmente cuando al releer Rayuela, se pregunta por la Maga y los puentes de París, que él llegó a conocer tan bien.
Es increíble como funcionó el don de la ubicuidad aquella tarde en Pozo Azul. Y aunque nos cansamos de caminar bajo el sol, el mejor descubrimiento fue su mirada, su acento y sus costumbres. El azar, diría él, hizo de nuestro encuentro un palíndromo tan tierno que no hay otro que pueda superarnos.
Me pregunto si en Valencia llueve como aquí, con esta humedad, y si el mate de todas sus mañanas, esa costumbre argentina que hizo suya, le sabrá tan amargo como a mí, desde que sé que ya no va a volver.

No hay comentarios: